Razones financieras y su importancia en el proceso de toma de decisiones

Razones financieras y su importancia en el proceso de toma de decisiones

Comencemos por plantear la definición de razones financieras. También conocidos como ratios, índices financieros, es la relación que existe entre dos cuentas de los estados financieros. En otras palabras, es tomar dos datos numéricos y mediante una división, obtener un resultado que muestre la condición y desempeño de una organización.

La parte fácil es calcular la razón financiera. Tan fácil como 6 ÷ 2 = 3. El truco está en interpretar el resultado. ¿Qué significa ese 3? .Tenemos que empezar por entender los otros dos números, el 6 y el 2. Si el 6 representa manzanas y el 2 es la cantidad de niños, entonces el 3 lo interpretamos como “3 manzanas para cada niño”.

El ejercicio no acaba ahí. Ese mismo número permite contestar de forma objetiva algunos planteamientos. Por ejemplo, ¿Tenemos suficientes manzanas para que cada niño coma una al día, durante una semana? No, no hay suficientes manzanas. Solamente nos alcanza para cubrir tres días de la semana.  Entonces, es posible proceder con una planeación más inteligente de nuestros recursos. Si mi objetivo es que cada niño coma una fruta al día, necesito comprar 8 manzanas, ni más ni menos. ¡He ahí la magia!

En el análisis financiero se hace exactamente lo mismo, pero en lugar de hablar de niños y manzanas, se habla de efectivo, ingreso por ventas, inventarios, deudas o utilidades. Los indicadores financieros permiten tomar decisiones objetivas, ya que los números muestran un escenario claro de la situación.

¿Qué podemos observar con las razones financieras?

Tradicionalmente, los indicadores financieros son agrupados de acuerdo a su naturaleza para entender aspectos importantes del negocio. Cada grupo muestra un ángulo distinto de una misma imagen. La capacidad de observar un negocio desde diversas aristas permite hacer un examen integral de la situación económica de la organización en un momento determinado y facilita el diseño de estrategias para el desarrollo organizacional en el corto, mediano y largo plazo. La agrupación más común o extendida en la práctica es:

Razones de liquidez: Permite determinar la capacidad de una organización para hacer frente a los gastos y obligaciones a corto plazo. En otras palabras, cuando dinero y otros activos corrientes se tienen a disposición para hacer frente a la operación diaria. Si se diera el caso de no percibir más ingresos, es urgente saber con cuántos recursos se dispone para continuar operando sin sufrir mayores complicaciones; o visto de otra forma, con cuánto tiempo se dispone para diseñar un nuevo plan de acción antes de colapsar.

Razones de cobertura: Aquellas empresas que han financiado parte de su operación con recursos de terceras personas, querrán llevar un control de su capacidad de pago.

Razones de actividad: También conocidas como indicadores de eficiencia, miden el uso actual de los activos en tareas como las ventas, el pago a proveedores o la cobranza a clientes. Este grupo de indicadores permiten llevar el pulso de actividades claves de la organización y ajustarlas de acuerdo a las exigencias del mercado.

Razones de rentabilidad: Muestran la capacidad de la empresa para obtener ganancias, evaluando la estrategia global de la empresa para generar ventas versus todos los gastos implicados en la producción y comercialización. Además, con los parámetros de rentabilidad definidos, es posible medir cómo se han utilizado las inversiones y si el negocio sigue siendo de interés para los socios.

Es pertinente recordar que durante el proceso de toma de decisiones se requiere de la mayor cantidad de datos posible para disminuir el riesgo de error. Sin embargo, el tiempo para recabar toda la información necesaria resulta limitado. Por ello, apoyarse en los datos financieros resulta una tarea prioritaria gracias a su capacidad de proyectar distintos escenarios sin que ello implique un costo muy alto. Perder el miedo a los números y dedicar un poco de tiempo para mejorar las habilidades en la gestión financiera puede ahorrarle muchos dolores de cabeza a cualquier negocio.

 

Share this...
Ir arriba