Hay 9 puntos específicos sobre inventarios que debemos conocer y que vale la pena tener en cuenta para ver si estamos registrando la información de manera adecuada . 

Me tomé la tarea de indagar en las leyes y decretos cosas importantes que tienen que ver con aspectos fiscales en cuanto a robo, descuentos, regalías, método de valuación y muchos más de los bienes en inventario. 

Empiezo por describir ¿Qué son inventarios?:

Conforme lo establece la NIC 2, se entenderá por inventarios al conjunto de bienes propiedad del contribuyente, ya sea que se tengan para ser vendidos en el curso normal de operación, en el proceso de producción o en forma de materiales o suministros, para ser consumidos en el proceso de producción o en el suministro de servicios. 

Los 9 puntos más importantes bajo NIC2 y su equiparación tributaria:  

1. Valuación de inventarios: La valuación de inventarios se realizará de conformidad con el RLISR, Decreto Ejecutivo Nº 18445-H de 9 de setiembre de 1988 y sus reformas. Esto lo explico en el punto 9. 

2.  Destrucción robo o hurto de mercancías: Cuando los faltantes de mercancías sean producto de robos, hurtos o destrucciones y puedan ser justificados satisfactoriamente, a criterio de la Administración Tributaria, a través de documentos fidedignos y válidos, se considerarán tales faltantes como no usados ni consumidos por el contribuyente.  Por lo anterior, si los faltantes de inventario están debidamente justificados no se podrá considerar como autoconsumo y no se consideran débito para efectos del IVA. En caso de robo, hurto o destrucción de mercancías que posean los documentos de respaldo pertinentes que así lo justifiquen; los créditos pagados por la compra de esos artículos son procedentes y el contribuyente no debe realizar la devolución de los mismos.

En estos casos, se debe aportar las pruebas idóneas, entre las cuales es necesaria la CERTIFICACIÓN DE UN CONTADOR PÚBLICO AUTORIZADO INDEPENDIENTE para determinar el valor contable de la mercadería faltante.

3.  Autoconsumo se considera venta: según la LIVA, el uso o consumo por el contribuyente de mercancías o servicios gravados. El hecho generador ocurre en la fecha de que las mercaderías se retiren de la empresa, entendiéndose que son retiradas del inventario, según el RLIVA. La base sobre la cual se determina el débito fiscal, es el precio de adquisición o de costo de la mercancía o servicio, según corresponda.

4.  Faltantes injustificados: Los faltantes de inventario se deben valorar sobre el precio normal de venta de las mercancías y no sobre el precio de adquisición o costo de la mercancía, es decir si existe un faltante de mercancía y no existen pruebas que demuestren a qué se debe el faltante, se presume que la mercancía fue vendida al precio normal de venta y por lo tanto se da el hecho generador del impuesto. Si no consta que la mercancía fue destruida, robada, hurtada o autoconsumida, se debe considerar como un faltante de mercancía gravada, según lo dispone el RLIVA. Por lo que se estaría ante un hecho generador y es procedente el cobro del impuesto en mención con base al precio normal de venta de la mercancía.

5.  Descuentos usuales y generales: Según lo dispone en a LIVA y en el RLIVA, el impuesto se determina sobre el precio neto de la venta, que incluye el impuesto selectivo de consumo, cuando las mercancías de que se trate estén afectas al pago de este impuesto. De la misma forma establece que no formarán parte de la base imponible, los descuentos aceptados en las prácticas comerciales, siempre que sean usuales, generales y se consignen por separado en el precio de venta en la factura respectiva.

6.  Precio de venta menor al costo, por obsolescencia: Cuando el contribuyente venda su mercancía a un precio inferior que el precio habitual, incluso a un precio menor que el costo registrado en libros, debido a la obsolescencia de esa mercancía, para efectos de la aplicación del IVA, la base imponible corresponderá a ese precio menor, al que efectivamente se realice en la venta.

7.  Promociones o regalías en inventarios dispuestos para la venta: La base imponible para efectos del IVA para las promociones, cuando se venden artículos en la modalidad de dos por uno o docenas comerciales (13 artículos por el precio de 12) u otra modalidad similar, es la sumatoria del precio de venta de cada uno de los artículos, aun cuando las transmisiones se realicen en forma parcialmente gratuita; o cuando su pago sea total o parcial en especie. El precio de venta se debe interpretar como aquel precio de venta normal, estándar o corriente, con el que se vendería esa mercancía por unidad, independientemente de las promociones. Por tanto, el sujeto pasivo debe cobrar al cliente el IVA sobre la base del precio de venta, cuando se transfiera el dominio de las mercancías a título oneroso o gratuito, procedimiento que deberá constar en la factura respectiva.

8.  Sustituciones de mercancía por ejecución de garantías: Cuando se sustituye un producto dado en garantía por uno nuevo, no se produce el hecho generador IVA, al no estar la sustitución tipificada como tal. Pero se le debe reintegrar al fisco el crédito fiscal aplicado por el producto nuevo que sustituye al dañado. En tal caso, el costo de adquisición del producto nuevo, resulta un gasto deducible por considerarse necesario para la generación de renta gravable.

9. Valuación de inventarios: Para la valuación de inventarios se puede utilizar cualquiera de los siguientes procedimientos o métodos, siempre que técnicamente sea apropiado para el negocio de que se trate y se aplique de manera uniforme y continua: 

a- Para las mercancías compradas en plaza o importadas, se debe utilizar el costo de adquisición. Para su valuación se puede usar cualquiera de los siguientes métodos: 

Método de minoristas. 

Identificación específica de costos individuales para aquellos productos que no son intercambiables entre sí. 

Primeras entradas, primeras salidas (PEPS). 

Costos promedios ponderados (Se puede calcular el promedio periódicamente o después de recibir cada envío adicional, dependiendo de las circunstancias de la empresa). 

Los métodos descritos en este inciso, serán los únicos autorizados para realizar la valuación de inventarios a los fines de este impuesto, quedando desautorizada la valoración de inventarios por el método UEPS tradicional y los ajustes contables de UEPS monetario, es decir, la actualización de precios ya sea por el sistema de doble extensión o en cadena u otros. 

b- Para los artículos producidos por el declarante, se debe determinar el valor del inventario de la siguiente manera: 

Materias primas: Se deben valuar por el costo de adquisición, que comprende el valor de compra, más los gastos efectuados hasta situar estos bienes en el establecimiento; en este caso se puede utilizar cualquiera de los métodos indicados en el inciso a) del presente artículo. Si la propia empresa es productora de las materias primas, su valuación se debe hacer por el costo de producción;

Productos en proceso: Los artículos que al cierre del ejercicio fiscal se encuentren en proceso de fabricación, se deben valuar proporcionalmente de acuerdo con su grado de elaboración, considerando el valor de la materia prima empleada, el de la mano de obra directa usada y los gastos aplicables en que se haya incurrido; y 

Productos terminados: Se deben valuar por el costo de producción, el cual comprende el valor de la materia prima empleada, el de la mano de obra directa usada y los gastos de fábrica que deban aplicarse, todo de acuerdo con el costo de fabricación del artículo de que se trate.

c- Para los productos agrícolas producidos por el declarante, la valuación se hará por el precio de venta en el mercado de la zona correspondiente, al por mayor y al contado, menos los gastos de venta. Cuando se trate de productos como el café, la caña de azúcar, granos y cualesquiera otros cuyos precios de venta sean determinados por organismos oficiales, se deben tomar estos precios como de mercado en ese momento. Si la contabilidad del declarante es adecuada, se puede utilizar el sistema de costo, el que debe comprender todos los costos y gastos incurridos en la producción del artículo respectivo. No obstante, cualquiera de los dos métodos a que se refiere este inciso, que el declarante utilice, debe mantenerse hasta que la dirección autorice su cambio; 

ch- Para los inmuebles. Los declarantes que hagan de la compra y venta de bienes inmuebles su ocupación habitual, deben evaluarlos por su precio de adquisición, ya sea que la operación se haya realizado al crédito o al contado. Cuando estos bienes incluyan construcciones o instalaciones, éstas se deben valuar por separado, a su costo real. 

Espero que les sea útil este artículo y recordemos que es muy importante que las empresas tengan su inventario controlado, vigilado y ordenado, y que la auditoría de inventarios en algún momento va a comprobar el correcto registro, flujo y valuación de los inventarios, así como la correcta aplicación de los métodos y técnicas de administración de inventarios definidas por la compañía al amparo de las NIC y su equiparamiento fiscal.

Base de consulta:

Artículo 59 de Decreto Ejecutivo Nº 18445-H

http://www.pgrweb.go.cr/scij/Busqueda/Normativa/Normas/nrm_texto_completo.aspx?param1=NRTC&nValor1=1&nValor2=7241&nValor3=99462&strTipM=TC

Decreto DGT-H 29-2018

http://www.pgrweb.go.cr/scij/Busqueda/Normativa/Normas/nrm_texto_completo.aspx?param1=NRTC&nValor1=1&nValor2=48054&nValor3=112814&strTipM=TC

Para mayor información, no dude en contactarnos.

Lic. Kevin Chavarría Obando
CPA, CPI, Consultor Estructura Contable, Asesoría Fiscal, Planilla, Finanzas personales

Los puntos prácticos más importantes sobre el manejo de inventarios
Etiquetado en: