LOS POLLITOS SI HAY QUE CONTARLOS ANTES DE QUE NAZCAN: LA INFORMACIÓN PROSPECTIVA (Parte 1)

LOS POLLITOS SI HAY QUE CONTARLOS ANTES DE QUE NAZCAN: LA INFORMACIÓN PROSPECTIVA (Parte 1)

 Una noche estaban reunidos mis dos hijos, haciendo planes para sus vacaciones de Semana Santa. En la conversación de ambos pilluelos, el mayor le daba una serie de consejos, que, con amor y sabiduría, pretendía educar a su pequeño hermano.

Yo me encontraba atento a tan importante conversación, y los escuchaba en silencio. Para poder realizar sus aventuras, el menor debía terminar unos trabajos pendientes del colegio. Sin concluir estos, las vacaciones serían lamentablemente aplazadas. El mayor para evitar conclusiones anticipadas, le escuche decir un refrán a su hermano que muy posiblemente le escuchó de una de sus abuelas: “los pollitos no hay que contarlos antes que nazcan”.

Este diálogo, me llevo a reflexionar, y, por el contrario, pienso: que los pollitos, si hay que contarlos antes que nazcan.

En todas las acciones del ser humano y que nos distingue como especie es la asombrosa capacidad de realizar planes pensando en el futuro, desde lo simple y cotidiano, hasta lo técnico y científico: es lo que denominamos como la información prospectiva.

Un claro ejemplo, y que todos mirábamos al principio atónicos, eran las conferencias de prensa de del Ministerio de Salud durante esta pandemia. Día a día, los enfermos reportados se iban integrando a una triste estadística, y por medio, de una serie de supuestos en un modelo matemático establecido, nuestras autoridades sanitarias han venido definiendo las estrategias para enfrentar la propagación del virus Covid-19 y tomar las decisiones que consideren pertinentes.

Aquí está el secreto, todas las proyecciones, una vez terminado el plazo en que se suponía se iban a dar los supuestos deben de ser obligatoriamente comparadas con la realidad, y llevar a cabo un profundo análisis sobre las desviaciones que el ejercicio presenta con el objeto de determinar algunas conclusiones, que además de mejorar las futuras proyecciones de nuestra bolita de cristal, nos permitan realizar en el camino, las decisiones pensadas, ajustarlas cuando corresponda y no dispuestas totalmente al azar.

En la segunda parte del presente artículo veremos la información prospectiva desde la óptica del contador y la Administración.

CPI. Edgar Araya
earaya@contadores.cr