La importación de varilla para construcción -Caso de utilización de un portillo legal para evadir impuestos

La importación de varilla para construcción -Caso de utilización de un portillo legal para evadir impuestos

El gobierno de Costa Rica, requiere generar ingresos para paliar la crisis fiscal que estamos enfrentado y pensar cómo lograr una reactivación económica de cara con lo que sucede en el mundo.

Todos los días recibimos noticias y hay casos que llaman la atención, porque dejan ver portillos legales con los cuales los costarricenses evaden el pago de impuestos.

Uno de ellos es la importación de varilla para la construcción, que tenía un arancel del 15%, pero en el 2011 fue modificado a un 5% y a pesar de esta considerable reducción del impuesto, los importadores muy vivillos encontraron un portillo legal para no pagarlo, descubrieron que los metales aleados NO PAGAN IMPUESTOS, entonces le pusieron a la varilla una insignificante aleación de carbono y así lo convirtieron un metal aleado y colorín colorado ya no pagan impuestos.

La importación de varilla, podría generar una contribución por impuestos de más de $3.6 millones al año, dinero que le vendría muy bien a las arcas del estado.

Además, la importación de varilla es un negocio redondo, porque se trae de China y Turquía, países que venden a precios anormalmente bajos, de hecho, se calcula que el precio de importación es prácticamente el precio de producción, lo cual sucede porque esos países aprobaron un subsidio muy alto. También, China tiene un exceso de capacidad instalada de 420 millones de toneladas adicionales, es decir 6,5 veces lo que produce todo América Latina, con lo cual han ocasionado una gran crisis en el mercado internacional, ya que los productores nacionales no pueden competir en igualdad de condiciones.

Obviamente comprar la varilla a precios tan bajos hace que las importaciones se incrementen significativamente, lo cual causa daños económicos a los productores nacionales, por lo cual han tenido que acudir a herramientas de protección como salvaguardas y medidas antidumping. Ante este panorama, algunos países han tomado medidas para incentivar y proteger la producción nacional, evitando con ello la quiebra de las empresas nacionales, entre ellas tenemos algunos países de Europa, Estados Unidos, Canadá República Dominicana y Honduras.

El 30 de noviembre del 2017, la empresa que produce varilla para construcción en Costa Rica, Acelor Mittal, realizó una solicitud al MEIC para implementar una medida de salvaguarda que proteja a la producción nacional ante el aumento en la importación de varillas de acero para construcción, dicha solicitud fue desestimada.

La Cámara de Comercio de Costa Rica, entro en defensa de los importadores indicando que de restablecerse este impuesto los costos de construcción se incrementarían y Arcelor Mittal entonces se comprometió a mantener los precios que existen a nivel internacional e indica que la competencia se puede mantener si se importa la varilla sin pagar impuestos, pero utilizando los Tratados de Libre Comercio vigentes, como sería el caso de varillas provenientes de Estados Unidos, Canadá, México, Colombia, Centroamérica y República Dominicana, y así no se afectaría la producción nacional, lo cual fue obviamente rechazado por los importadores.

AFECTACIÓN A LA PRODUCCIÓN NACIONAL

La empresa Arcelor Mittal, al conocer que el MEIC le rechaza la solicitud de salvaguarda manifiesta en medios nacionales que actualmente no tiene ningún incentivo para quedarse en Costa Rica, ya que no juega con las mismas reglas que los importadores. De irse esta empresa causaría una gran consecuencia para el país ya que su producción genera:

– Más de 400 empleos directos e indirectos en Guápiles, una de las zonas menos desarrolladas económicamente del país-
– Contratos a más 350 empresas en Costa Rica que incluyen a más de 45 pequeñas y medianas empresas (Pymes).
– Factura eléctrica al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) por US$2.7 millones en 2017, factura de búnker para la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) por US$1.7 millones en 2017, y es el segundo mayor cliente del Instituto Costarricense de Ferrocariles, (Incofer) con US$617.000 en 2017.
– Contribución a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) e Instituto Mixto de Ayuda Social (Imas) por US$$1.125.000
– Exportaciones por US$53.6 millones durante el año 2017.

Licda. Giselle Hernández P.
Contadora Privada y Pública Autorizada.
Asesoría en Impuestos y Contratación Administrativa.

 

Ir arriba