La compasión: el secreto para una vida milagrosa.

La compasión: el secreto para una vida milagrosa.

Parte I

El domingo 21 de febrero, a las tres de la madrugada regresaba a casa luego de haber internado en un hospital a mi tío, estaba cansado, desanimado, preocupado, estresado, etc.  De camino, busqué la Misa del día y escuché esta lectura:

Esto dice el Señor: «Cuando alejes de ti la opresión, el dedo acusador y la calumnia, cuando ofrezcas al hambriento de lo tuyo y sacies al alma afligida, brillará tu luz en las tinieblas, tu oscuridad como el mediodía.   

El Señor te guiará siempre, hartará tu alma en tierra abrasada, dará vigor a tus huesos.  Serás un huerto bien regado, un manantial de aguas que no engañan.

Tu gente reconstruirá las ruinas antiguas, volverás a levantar los cimientos de otros tiempos; te llamarán “reparador de brechas”, “restaurador de senderos”, para hacer habitable el país.

Si detienes tus pasos el sábado, para no hacer negocios en mi día santo, y llamas al sábado “mi delicia” y lo consagras a la gloria del Señor; si lo honras, evitando viajes, dejando de hacer tus negocios y de discutir tus asuntos, entonces encontrarás tu delicia en el Señor.

Te conduciré sobre las alturas del país y gozarás del patrimonio de Jacob, tu padre.

Ha hablado la boca del Señor».   Isaías 58,9b-14

Desde el preciso momento que escuché esta lectura me sentí inquieto, como si de alguna manera algo hubiese tocado las fibras más íntimas de mi ser, los siguientes días sentía que en este texto se me estaba hablando y que debía compartirlo con los demás.

Según la RAE la compasión es un sentimiento de pena, de ternura y de identificación con los males de alguien, una definición que es casi idéntica a la de la empatía: capacidad de identificarse con alguien y de compartir sus sentimientos; y es que quien practique la compasión no puede a su vez ser un opresor, acusador o calumniador, son realidades incompatibles, como el agua y el aceite.

Llevados por la compasión atenderemos las necesidades de los otros, daremos de lo nuestro a quien no tiene, saciaremos el alma afligida, ¿Puede haber propósito en la vida más noble que saciar el alma afligida? ¿Acaso hay una responsabilidad mayor que esa?; entonces, nuestras cualidades y virtudes brillarán aún más, pero… y aquí está el milagro: nuestra oscuridad será como el medio día, de manera que por muy cargados de defectos que estemos, por muy negra que sea nuestra consciencia, por muy torcida que haya sido nuestra vida, la compasión es como un catalizador que transforma esa oscuridad en claridad de medio día.

Y como resultado de una vida compasiva se nos promete ser guiados siempre, dirigidos, orientados, de manera que nuestros pasos serán seguros, no tendremos miedo de lo que nos espera en el siguiente recoveco del camino pues estamos siendo guiados, vamos de la mano del Espíritu del Universo como bellamente dicen los AA, pero la cosa no queda ahí… se nos promete hartura o lo que es lo mismo saciedad de nuestra alma en el hervidero de confusión que representa nuestra vida diaria, de manera que aunque estemos rodeados de ruido, estrés, caos, etc, nuestro ser integral estará sereno.

¿Y qué hay del plano físico? También se nos asegura que una vida vivida a base de compasión, nos asegura que nuestros huesos serán vigorizados, ¿Cómo puede ser eso posible?… la pregunta más bien sería: ¿Por qué no podría ser posible?, hay miles de testimonios de personas que estando gravemente enfermos recobran la salud y con ello el vigor físico, además de que cuando estamos enfermos del alma se manifiesta en el cuerpo, por lo que es lógico que sanados del alma se sane nuestro estado físico.

Para cerrar, se nos dice literalmente: serás un huerto bien regado de manera que daremos fruto abundante en lo que sea que nos desempeñemos, trabajo, familia, estudio, iglesia, amigos, deportes, servicios comunitarios, etc, daremos fruto abundante, y nunca jamás volveremos a ser como aquel lago plácido donde la cebra va a calmar la sed siendo devorada de pronto por un cocodrilo que emerge de las aguas tranquilas sino que en su lugar seremos: un manantial de aguas que no engañan.

Continuará…

Charla disponible en YouTube: https://youtu.be/dnp7qtazUqE

Todos los viernes a las 08:00 hora de Costa Rica, una charla motivacional accesible en el link:https://youtu.be/b9p9Qth0Qlg

Javier R. Vargas Marín / +506 8334 5026 / vargasm.jr@gmail.com

¡Motivador de corazón y contador de profesión!