La Austeridad en tiempos de Covid-19

La Austeridad en tiempos de Covid-19

La austeridad es una palabra que para muchos es poco conocida y para muchos mas poco aplicada en nuestro diario vivir. Sin embargo, en tiempos de crisis económicas su aplicación se vuelve imperativa.

Existen diversas definiciones para este término, pero el que nos interesa en este caso es el aplicado a la economía domestica el cual reza que la austeridad consiste en el consumo mesurado de bienes y servicios.

Si tu situación económica en esta pandemia se ha visto afectada porque perdiste tu trabajo, tu jornada laboral se redujo, te has visto obligado a cerrar tu negocio o el ingreso de tu grupo familiar se ha visto reducido de alguna manera estas líneas son para ti.

Lo primero que debes hacer aceptar y asumir que tu situación cambio ya no es la misma que unos meses atrás.

Conversa con tu familia explícales la nueva realidad, revisa tus gastos y los ingresos o ahorros que te quedan para enfrentar esta nueva situación.

Analiza tus deudas, si tienes deudas que no son vitales para tu sobrevivencia y la de tu familia negócialas con tu banco, pide prorrogas, disminución de cuotas, o busca formas de deshacerte de ellas (si es un automóvil puedes regresarlo y deshacerte de esa deuda).

Ahora, electricidad y agua, estos servicios son vitales y puede llegar el momento en el que el elevado monto de dichas facturas se haga imposible de pagar.

Revisa la utilidad de los servicios de internet, cable, Netflix, Spotify, datos de líneas móviles, teléfono de casa, y otras apps de pago; finaliza la suscripción de todas las que no sean estrictamente necesarias o redúcelas, si ya lo sé parece extremo, pero no hay nada mas extremo que quedarse sin plata para satisfacer las necesidades básicas de la familia.

Compra lo necesario para una sana alimentación familiar, olvídate de Uber Eats, Globo y demás comidas a domicilio que además de no ser saludables tienen un sobre precio, deja las saliditas a comer o beber cervecitas con tus amigos ya abra luego tiempo para eso además no es el momento, quédate en casa, comienza a racionar ahora no esperes a quedarte sin reservas en la despensa o sin dinero para comprarlas.

Todo el mundo quiere felicidad, nadie quiere angustia, pero no puede haber arcoíris sin un poco de lluvia.

Nadie sabe a ciencia cierta cuáles podrían ser las consecuencias a mediano y largo plazo, por lo que conviene ponerse en el peor de los casos desde el punto de vista de la austeridad.

Lic. Enrique Escobar
Correo:escobar_enrique@hotmail.com
Cel: 506 88151675

Share this...
Ir arriba