Integración de Rentas de Capital

Integración de Rentas de Capital

Ante la confusión que ha traído el párrafo cuarto del artículo 1 de la Ley del Impuesto sobre la Renta indicando que el hecho generador es:

“la obtención de toda renta de capital y ganancias o pérdidas de capital (..) siempre y cuando provengan de bienes o derechos cuya titularidad corresponda al contribuyente y se encuentren afectos a la actividad lucrativa”

Nos damos a la tarea de analizar hasta qué punto dichas rentas deberán integrarse a la base imponible para efectos del impuesto sobre la renta. Por lo tanto, vamos a empezar resumiendo que son Rentas de Capital:

  • Rentas de Capital Mobiliario (D-149): Alquileres Bienes Muebles (equipo y mobiliario), y rentas obtenidas del dinero como los intereses. No tiene derecho a gasto y tiene una tarifa de renta de 15%
  • Rentas de Capital Inmobiliario (D-125): Alquileres de Bienes Inmuebles (propiedades y edificios). Aplica 15% de gastos sin factura y tiene una tarifa renta 15%
  • Ganancias y Pérdidas de Capital (D-162): Venta de Bienes Muebles e Inmuebles que sean parte del patrimonio. Si hubo ganancia paga un 15%. Si el bien inmueble fue adquirido antes del 1 de julio del 2019 puede optar por pagar un 2,25% sobre el total del valor de la venta

Ahora podremos analizar cuando tienen integración, para eso debemos recordar que los contribuyentes tuvieron la oportunidad de presentar una declaración jurada para declarar en utilidades cuando entro en vigor la ley 9635 y pueden realizarlo antes del inicio del período fiscal. Las posibles combinaciones las describo a continuación:

  • Afectación de Patrimonio: Es cuando el contribuyente tiene otra actividad gravada en el mismo bien o derecho donde genera renta de capital, por ejemplo: en un consultorio de servicios médicos, en el mismo espacio se alquila para que otro doctor brinde servicios.
  • Empleado por la CCSS: Es cuando el contribuyente tenga contratado un mínimo de un empleado reportado a la CCSS, en la actividad que genera renta de capital.

En caso contrario si las rentas no cumplen con la definición de bienes afectos, la renta debe declararse únicamente en el impuesto de renta de capital mobiliario o inmobiliario y no se integra en la renta por utilidades, quedando la liquidación del impuesto en forma mensual. Además, se debe considerar la proporcionalidad de gastos en la renta de Utilidades para evitar un rechazo de mismo.

Como conclusión debemos analizar la situación de cada contribuyente, debido a que no es un ejercicio sencillo, conlleva el análisis de la normativa y la consideración de los elementos patrimoniales que deben ser afectos y necesarios para obtener utilidades. Según el artículo 3 bis del Reglamento de la Ley sobre la Renta si se integran rentas se debe contar con elementos de prueba que acrediten la vinculación con la actividad lucrativa. 

Evite inconvenientes y presente correctamente sus declaraciones asesorado por un profesional incorporado al Colegio de Contadores.

Licda. Rocio Quirós Gómez

Contadora Privada Incorporada, Contadora Pública Autorizada

rocio.quiros@rocaconsultores.co.cr