Impuestos y factura en la venta de activos usados de las empresas Parte I

Impuestos y factura en la venta de activos usados de las empresas Parte I

Es muy común que las entidades vendan activos que tienen en desuso u obsoletos,  o simplemente porque se requiere renovarlos.  Podemos citar escritorios, sillas, mesas, camas, colchones que los hoteles venden por cumplir con calidad de vida útil, y muchos otros.

Normalmente nos preguntan como asesores, si por la venta de estos objetos se debe emitir una factura. Si se deben gravar con IVA, y si pagan impuesto de renta. Y es aquí donde nosotros, a pesar de nuestra experiencia nos bloqueamos, tartamudeamos y dudamos. Estas preguntas son del diario vivir, y a veces nos cuesta un poco responderlas.


¿Debo emitir factura?

De acuerdo al decreto 41820, para este tipo de transacción no hay una exención de emitir una factura. Probablemente se esté inscrito a través de D-140, en facturación electrónica. Además, por control interno y en aras de resguardar los procedimientos establecidos, una factura es la óptima para respaldar esta transacción. Si se está inscrito en el R.E.A o en el Régimen Simplificado, al menos, debe aportar una factura de papel.


¿Debo cobrar IVA?


Muchas personas se escudan en decir que el Artículo 2, menciona que el hecho generador del impuesto es la venta de bienes y la prestación de servicios realizadas, de forma habitual.

Por habitualidad ha de entenderse la actividad a la que se dedica una persona o empresa con ánimo mercantil, de forma pública, continua o frecuente; y con esta razón se respaldan diciendo que vender camas o colchones no es lo habitual en un hotel. Sin embargo, la habitualidad en el contexto y espíritu de la ley, se refiere a la permanencia en la realización de actividades mercantiles de toda índole;  esto quiere decir, que si bien es cierto la venta de camas y colchones no es habitual, sí existe habitualidad en el ánimo de lucro general a través de la venta de cualquier producto o servicio, por lo que la venta de estos bienes sería simplemente un producto más en las transacciones mercantiles de la compañía en cuestión.

En consecuencia, estos bienes usados,  de común acuerdo con la DGT-2242-2019 (abajo adjunta),  sí se deben gravar con I.V.A.

Por otro lado, si usted es dueño de una galería de arte y va a vender el vehículo usado que está en el Estado de Situación, en este caso no llevaría I.V.A., este bien se considera «no sujeto». Por control interno, debe utilizarse factura  electrónica, la cual, es el documento autorizado y recomendado. Caso contrario, si fuera la venta de un automóvil personal, eso se convierte en una transacción civil no mercantil, que no llevaría factura, en razón de que la persona no lo tiene como actividad lucrativa, lo mismo sucede con un inmueble sujeto al pago de impuesto de traspaso.


¿Estos bienes estarían gravados con Impuesto de Renta?

Si estos bienes han estado registrados en el Estado de Situación como activos, generando ingresos y sujetos a depreciación, entonces pagarán impuesto sobre la renta a través de la D-101, en utilidades. Si por el contrario son bienes de inversión que no han sido depreciados ni generado ingresos, pagan impuesto sobre la renta a través de Ganancias de Capital con un D-162.

La lectura que les propongo la encontrarán en la segunda parte de este artículo que se va a publicar el día de mañana.

Lic. Kevin Chavarría Obando

CPA, CPI, Consultor Estructura Contable, Asesoría Fiscal, Planilla, Finanzas personales

 

Share this...
Ir arriba