El punto de equilibrio

El punto de equilibrio

El cálculo del punto de equilibrio, es el concepto que permite conocer la cantidad mínima de ventas requerida para cubrir los costos fijos y variables de una actividad productiva. Es el punto donde el negocio no genera ganancias ni pérdidas, o en términos populares “queda tablas”.

Para obtener este valioso dato, es necesario aplicar una sencilla fórmula con los siguientes elementos:

El precio de venta unitario del producto o servicio, previamente definido por la empresa.

El costo variable unitario, es decir, el valor de los insumos y el tiempo de trabajo requeridos para producir una unidad del producto o servicio en cuestión.

La suma de los costos fijos, todos aquellos egresos que permanecen sin mayor variación, independientemente del nivel de ventas que logre realizar la empresa.

Una vez se tengan los tres valores, se sustituyen para aplicar la fórmula de punto de equilibrio:

Punto de equilibrio = Costos fijos / (precio de venta unitario – costo variable unitario)

El resultado final es el valor en unidades que deben ser vendidas para cubrir todos los costos. Veamos un ejemplo simple que permita entender mejor la aplicación de este concepto.

Imagine un pequeño restaurante, con un menú de platillos cuyos precios rondan los ¢5.500. Para hacer un solo platillo, se estima un costo unitario promedio de ¢2.000.  Los costos fijos mensuales incluyen los pagos de salarios, el alquiler del local, seguros, servicios públicos y otros egresos, los cuales en total suman ¢2.850.000. Al sustituir los datos en la fórmula previamente expuesta se obtiene el siguiente resultado:

Punto de equilibrio = 2.850.000 / (5.500 – 2.000)

Punto de equilibrio = 2.850.000 / 3.500

Punto de equilibrio = 815

En este caso, se entiende que el restaurante necesita vender al menos 815 platillos al mes para lograr cubrir todos los costos de operación. Una venta inferior significa pérdidas para los propietarios del negocio, y a partir del platillo 816 se comienza a percibir ganancias.

El punto de equilibrio es un valioso dato de referencia a tomar en cuenta en la gestión organizacional, ya que permite entre otras cosas:

  • Una planeación de la producción más acertada, contando con una referencia de las unidades mínimas.
  • Organizar y controlar tanto los costos fijos como los variables.
  • Desarrollar una estrategia de ventas que permita alcanzar (y superar) el punto de equilibrio.
  • Evaluar el efecto del cambio en el precio de ventas en todo el proceso de producción y ventas.
  • Realizar una proyección de las ganancias de la organización para relacionarlas con los objetivos financieros.

Lic. Dirección de Empresas

Tamar Hines

Tamar Hines
Ir arriba