El descuento de facturas (Parte I)

El descuento de facturas (Parte I)

Conocido también como factoreo o cesión de créditos, esta actividad ha encontrado terreno fértil en los últimos tres lustros en nuestro país. Recuerdo haberlo conocido cuando trabajé en una constructora con la costumbre de pagar a cuarenta y cinco días al menos (en España por aquellos días acostumbraban a pagar sobre ciento ochenta días), merced a la necesidad de efectivo de los distintos proveedores.

Básicamente, se trata de ceder los derechos sobre una factura en firme a cambio de una comisión pagada al nuevo beneficiario. Tuve la suerte de participar en dos de los tres participantes de la cadena, por lo que me topé con situaciones a resolver desde el punto de vista logístico y contable.

El marco legal

En agosto 2019 se aprobó la Ley Marco del Contrato de Factoreo (Ley 9691), que entró en vigencia el 30 de setiembre del mismo año. En la misma, se hacen definiciones legales y modificaciones sensibles para introducir esta figura a los nuevos tiempos (medios electrónicos),así como aumentar el periodo de prescripción del título ejecutivo de uno a cuatro años, entre los cambios más notorios y sensibles.

¿Quiénes participan en la transacción?

Se identifican principalmente tres actores:

  1. El Cedente, propietario original de la factura.
  2. El Pagador, cliente del Cedente y quien debe pagar la factura
  3. El Cesionario, comisionista quien compra los derechos al Cedente y cobra al Pagador.

¿Qué ventajas representa para los participantes?

Para el Cedente, es apreciable la facilidad de mejorar el flujo de efectivo, sin que esto realmente llegue a gravar los activos de la empresa, se traslada el proceso de cobro a una entidad teóricamente especializada, se mejoran indicadores financieros (razón de deuda, rotación de cuentas por pagar) y de dispone de efectivo para reinversión (materias primas, compra anticipada de divisas -importadores-).

El Cesionario pone a generar su dinero, con un riesgo aceptable -si hizo bien su tarea investigativa- y genera más contactos de negocio.

El Pagador, puede simplificar su proceso de pagos al tratar con menor número de proveedores, realizar menos transferencias/cheques y hasta extender un poco su plazo de pago.

En una próxima entrega, continuaré relatando mi experiencia en los aspectos logísticos y contables de esta figura.

Para mayor información, no dude en contactarnos.

CPI Rolando Durán

rolando@28104.pro

Share this...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba