A partir del pasado 1º de Julio, empezó la obligación de utilizar la versión 4.3  en los Comprobantes Electrónicos, dicha versión incorpora dos tipos de comprobantes nuevos: la factura de exportación y la factura de compra. Hoy vamos a hablar de la Factura de Compra Electrónica.

Según el Decreto 41820-H “Reglamento de Comprobantes Electrónicos para efectos tributarios” publicado el 26 de junio del 2019 en La Gaceta, una factura de compra electrónica es un “…Documento electrónico que emite el adquirente de un bien o servicio para respaldar la operación realizada, en el caso de que el contribuyente que venda o preste el servicio no esté obligado a la emisión de comprobantes electrónicos…”.

 

¿En qué casos podemos emitir una factura de compra electrónica?

Teniendo en cuenta que solo podrá emitir factura de compra electrónica el comprador del bien o servicio, quien a su vez, será el responsable de crearla con los mismos datos del documento de origen y enviarla al Ministerio de Hacienda; y,  siempre y cuando el proveedor no esté obligado a la emisión de comprobantes electrónicos, vamos a trasladarnos entonces al artículo 7 del mismo reglamento de dónde sacamos la definición, que en resumen nos indica que podemos emitir facturas de compra electrónicas de:

  1. Facturas de los inscritos en Régimen Simplificado (siempre y cuando sean  facturas IMPRESAS –la mayúscula significa que no valen las tradicionales facturas de “pulpería con un sello”- y que además, vengan con los requisitos indicados en el artículo Nº2 del Decreto 41819-H sobre Modificaciones al Régimen Simplificado)
  2. Recibos de instituciones religiosas cualquiera que sea su credo, únicamente los que vengan por concepto de ayuda para mantenimiento de culto y/o por servicios de asistencia social que presten sin fines de lucro
  3. Recibos de las cuotas de Condominios, salvo los que estén inscritos como emisores receptores no confirmantes
  4. Recibos de organizaciones sindicales, fundaciones y asociaciones declaradas de utilidad pública, siempre y cuando la totalidad de sus ingresos se utilicen para fines públicos o de beneficencia (importante que estén autorizadas por el Ministerio de Hacienda para recibir donaciones)

Mucho cuidado acá, por lo general los recibos de las instituciones del punto 2 y 4 son donaciones, recordemos que según la Ley 9635, solo podemos utilizar como gasto deducible un 10% de la renta neta calculada sin contar la donaciones, así que por más que emitamos facturas de compras hay que cuidar el porcentaje de lo que se permite sea deducible.

¿En qué casos NO podemos emitir una factura de compra electrónica?

Según el mismo reglamento de comprobantes electrónicos, la emisión de la factura de compra no aplica a:

  1.  Recibos o facturas de contribuyentes inscritos como emisores receptores no confirmantes
  2. Recibos de entidades reguladas por la SUGEF que realizan intermediación financiera  (https://www.sugef.fi.cr/publicaciones/listado_entidades_sujetas_fiscalizacion/ )
  3. Los tiquetes de transporte público, esto se refiere al transporte remunerado con permiso o concesión del Estado cuya tarifa está regulada por la Autoridad Reguladora de Servicios Públicos, por ejemplo, taxis y tiquetes de buses normales de transporte público.
  4. Recibos de entidades del estado por actividades por las que fueron creadas, es decir, no aplica a factura de la CCSS, ni facturas de servicios públicos tales como electricidad, telefonía, agua, impuestos municipales, etc., etc.

Por último y no menos importante, hay que recordar, que para que sea válido el gasto deducible debe de ir como respaldo la factura impresa, el recibo o documento en cual se basó la emisión de la factura de compra electrónica.

Cristina Montalban Roldan
Contadora Privada Incorporada

Una Nueva en la Familia: La Factura de Compra Electrónica

4 pensamientos en “Una Nueva en la Familia: La Factura de Compra Electrónica

  • 5 septiembre, 2019 a las 12:45 pm
    Enlace permanente

    Excelente información ya no tengo dudas al respecto. Los felicito por estos informes.

    Responder
  • 9 septiembre, 2019 a las 10:00 am
    Enlace permanente

    Qué pasa con los gastos de electricidad, telefonía, agua, CCSS? Los puedo deducir aún y cuando no haya una factura electrónica?

    Responder
  • 12 septiembre, 2019 a las 10:30 am
    Enlace permanente

    Depende de la empresa que venda los servicios, asi como hay algunas que ya emiten factura electronica, hay otras que tienen extension de tiempo, éstas últimas se respaldan aun con la factura de papel; le recomiendo que revise en cual categoria se encuentran los proveedores de su cliente

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.