Las empresas suelen tener, dentro de sus gastos, tanto el pago de salarios como de servicios profesionales, los cuales representan gastos deducibles, siempre y cuando se cumplan los criterios para su registro y pago, conforme a lo establecido en la Ley del Impuesto Sobre la Renta.
Dicha ley, en su Artículo 7: Renta neta, indica lo siguiente:

ARTICULO 7º.- Renta Neta. La renta neta es el resultado de deducir de la renta bruta los costos y gastos útiles, necesarios y pertinentes para producir la utilidad o beneficio, y las otras erogaciones expresamente autorizadas por esta ley, debidamente respaldadas por comprobantes y registradas en la contabilidad. En el reglamento de esta ley se fijarán las condiciones en que se deben presentar estos documentos. Cuando los costos, gastos o erogaciones autorizados se efectúen para producir indistintamente rentas gravadas o exentas, se deberá deducir solamente la proporción que corresponda a las rentas gravadas.

Con base en lo anterior, podemos indicar que, según lo subrayado, un servicio profesional (siempre y cuando se cumpla el criterio para pagarse como tal), es deducible de la renta bruta, si es necesario y pertinente para producir la utilidad o beneficio a la empresa, y, además, si su respaldo documental es el indicado por la misma ley (comprobantes autorizados).

Además de lo anterior, el Artículo 8: Gastos deducibles, inciso b, reza lo siguiente:

b) Los sueldos, los sobresueldos, los salarios, las bonificaciones, las gratificaciones, las regalías, los aguinaldos, los obsequios y cualquier otra remuneración por servicios personales efectivamente prestados, siempre y cuando proceda y se hayan hecho las retenciones y enterado los impuestos a que se refiere el título II de esta Ley.”

Con lo indicado por dicho artículo, podemos decir que un gasto por salario es deducible siempre y cuando se realicen las retenciones e impuestos que, conforme a las leyes costarricenses correspondan, tales como cargas obrero patronales debidas a la CCSS e impuestos al salario indicados en la misma Ley del Impuesto sobre la Renta.

Por todo lo anterior, y en vista de la práctica de muchas empresas, es que el contador debe determinar de manera adecuada los efectos de los pagos que dichas compañías realicen por los conceptos de salario y servicios profesionales, teniendo en cuenta, que no todo lo que se paga por estos conceptos es necesariamente válido. Por tanto, para poder determinar si un servicio prestado por una persona física en una empresa es salario o servicio profesional, se deben tener en cuenta los siguientes criterios:

Contrato de Trabajo (Salario)
Un contrato de trabajo existe cuando se dan los siguientes tres elementos:

Prestación personal del servicio: Esto significa que el trabajo debe ser realizado única y exclusivamente por la persona trabajadora contratada y no por otra persona. La persona trabajadora siempre será una persona física.

Salario o remuneración: Es la suma de dinero que recibe la persona trabajadora de parte de la persona empleadora, a cambio del trabajo que realiza y;

Subordinación: Es la situación en que se encuentra la persona trabajadora en relación con la persona empleadora (física o jurídica) que recibe los servicios y paga por ellos. La persona empleadora tiene un poder general de dirección en todo lo relacionado con el trabajo y la empresa, tomando en cuenta las aptitudes, fuerzas, estado y condición de la persona trabajadora. Esta subordinación le permite la persona empleadora tener poder de mando para girar instrucciones, órdenes y circulares en cuanto a modo-tiempo y lugar de trabajo, dentro de los límites de la ley y con base en a buena fe, sin que ello le permita abusar de este poder y modificar las condiciones principales del contrato de trabajo en perjuicio de la persona trabajadora, como la jornada, el salario, la jerarquía, etc. La persona trabajadora, por su parte, está obligado a acatar las órdenes de la persona empleadora, y si no lo hace, se puede ver expuesto a las sanciones que corresponda, según la gravedad de la falta cometida.

Contrato por servicios profesionales (Servicios profesionales)

Existe una gran diferencia y es determinada por los tres elementos del contrato de trabajo, especialmente la “subordinación”. Sólo cuando existen esos tres elementos se puede decir que hay contrato de trabajo. Especialmente se debe analizar si hay subordinación de la persona trabajadora respecto a la persona empleadora, o sea si éste le da órdenes, le indica la forma de hacer el trabajo, si le puede aplicar sanciones, etc. Pero si la persona trabajadora cumple con prestar un servicio a la hora y de la forma que desee, sin estar sujeto a sanciones disciplinarias, si los errores cometidos corren por su cuenta, entonces es un contrato por servicios profesionales, y no hay contrato de trabajo.

Por todo lo indicado anteriormente, las empresas (y contadores) no deben caer en el error de registrar gastos (salarios y servicios profesionales) sin que cumplan tanto los criterios tributarios, laborales o legales dispuestos por las leyes pertinentes. Ya que de ser salario y registrarse como servicio profesional o viceversa (menos común), los importes de dichos gastos no podrán ser deducibles de la renta bruta y por tanto, implicaría multas y / o aumentos de los impuestos o cargas patronales debidas (tanto ante la Administración Tributaria como a la CCSS).

Lic. Jorge Castillo Calderón
Contaduría Pública
CPI

Salarios, Servicios Profesionales Y Deducibilidad

9 pensamientos en “Salarios, Servicios Profesionales Y Deducibilidad

  • 7 noviembre, 2018 a las 11:26 am
    Enlace permanente

    Lic. Una consulta, qué pasa por ejemplo si los mismos socios los incluyo en planillas y devengan un salario como tal por la prestación de su servicio, y además ellos mismos prestan servicios profesionales tal y como se dice en el artículo, será esto coherente ante la administración en un eventual caso de auditoría, en el sentido que se tenga duplicidad de funcionarios.

    Responder
  • 7 noviembre, 2018 a las 3:37 pm
    Enlace permanente

    Jason, ante una eventual revisión de Hacienda, los gastos por servicios profesionales le serían rechazados y todas las implicaciones de multas y recálculo de impuestos que conllevaría esto, ya que no cumplen el criterio de los gastos mencionado. La mayoría de veces se utiliza esta figura para disminuir la carga patronal que la empresa deba pagar a la CCSS y también el impuesto al salario de las personas. Por esto, no son válidos tales gastos, ya que representan disminución del pago de dichas cargas e impuestos.

    Responder
  • 18 febrero, 2019 a las 5:21 pm
    Enlace permanente

    Hola Jorge, tengo la duda, si yo soy profesional en psicología y contrato ocasionalmente a otro psicólogo para atender parte de mis clientes, en mi despacho, pero sin que medie subordinación. Hacienda me permite como gasto deducible su factura por servicios profesionales?

    Responder
    • 18 febrero, 2019 a las 9:02 pm
      Enlace permanente

      Saludos, María.
      Se puede optar por esta opción, sin embargo, es importante mencionar que es vital controlar bien los 3 criterios mencionados en el artículo. Cómo usted menciona, en este caso no hay subordinación en el sentido que el profesional hará su trabajo de manera totalmente independiente, solamente generando informes para que usted revise su trabajo. Además, creería conveniente realizar algún contrato de servicios profesionales, donde se especifique el servicio brindado y las condiciones para su prestación, y que además, quede claro que no existirá subordinación, y que se cumple con lo indicado en el penúltimo párrafo del artículo
      Gracias por su comentario, María
      Saludos

      Responder
  • 17 junio, 2019 a las 9:57 am
    Enlace permanente

    Buenos días , que pasa si una empresa paga una bonificacion que depende de los resultados de la empresa, este bono le realiza el rebajo del 15% ( retención de la fuente ), pero no se le hace el de la CCSS, esto es correcto? se puede considerar como gasto?
    Gracias

    Responder
  • 21 junio, 2019 a las 7:21 am
    Enlace permanente

    Saludos, Susan
    De conformidad con artículo 9 de la LISR, inciso h), no son deducibles de la renta bruta:
    1º.- Las remuneraciones no sometidas al régimen de cotización de la Caja Costarricense de Seguro Social
    A mi parecer, estos pagos son parte del salario y deberían cumplir con este requisito.

    Responder
  • 11 julio, 2019 a las 8:42 am
    Enlace permanente

    Buenos días

    Tengo una consulta yo trabajo bajo el modelo de servicios profesionales, y tengo que pagar el impuesto a la renta como puedo deducir los gastos como la luz, el agua, telefono, internet, comestible, pases diarios del autobus que son gastos que en su mayoría pago con IVA pero No emiten factura digital, como puedo justificarlos como gastos deducibles???

    Muchas gracias

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.