Todo empresario está obligado a llevar una contabilidad ordenada y adecuada a la actividad de su empresa, que permita un seguimiento cronológico de todas sus operaciones, así como la elaboración periódica de EEFF que permitan tener información para administrar correctamente, tomar decisiones, repartir dividendos, administrar empleados, clientes y proveedores y calcular impuestos, pero ¿quién debe llevar la contabilidad?

Según Ley 1269

Podemos encontrar en el artículo 32 que toda contabilidad legalmente obligatoria deberá ser atendida por Contadores autorizados por la Directiva del Colegio. Tal autorización se expedirá en las condiciones que se fijen en el Reglamento correspondiente.

Según el Código de Comercio:

Podemos encontrar en el artículo 253 que la contabilidad deberá llevarla un contabilista legalmente autorizado, que puede ser el propio comerciante, quien, en ambos casos, responderá del contenido de los libros como si él personalmente los hubiere llevado, pero también el artículo 258 nos menciona aspectos importantes mínimos que debe contener la contabilidad como el libro de Balances en el que se asentará por primera partida el Balance General de Situación del negocio o empresa al iniciar operaciones. Sucesivamente, cada año, al cierre de operaciones de su ejercicio fiscal, deberán asentarse los siguientes estados:

  1. a) Balance de Comprobación, anterior al cierre de operaciones del Libro Mayor;
  2. b) Estado de Ganancias y Pérdidas;
  3. c) Balance General de Situación, posterior a dicho cierre; y
  4. d) Estado de superávit o aplicación de sobrantes, en el caso de sociedades.

Dichos Balances y estados, los firmará, en ese libro, el dueño del negocio o de la actividad económica. Si se tratare de compañía colectiva, lo harán los socios; si de compañía en comandita, los socios de responsabilidad ilimitada; y si de anónima o de responsabilidad limitada, el CONTABILISTA encargado.

¿Porque es importante que todas las empresas lleven contabilidad formal?

Según el CNPT

Podemos encontrar en el artículo 124 que cuando no se hayan presentado declaraciones juradas, o cuando las presentadas sean objetadas por la Administración Tributaria por considerarlas falsas, ilegales o incompletas, dicha Administración puede determinar de oficio la obligación tributaria del contribuyente o responsable, sea en forma directa, por el conocimiento cierto de la materia imponible, o mediante estimación, si los elementos conocidos sólo permiten presumir la existencia y magnitud de aquélla.

Asimismo, aunque se haya presentado la declaración jurada, la Administración Tributaria puede proceder a la estimación de oficio si ocurre alguna de las circunstancias siguientes:

  1. Que el contribuyente no lleve los libros de contabilidad y los registros
  2. b) Que no se presenten los documentos justificativos de las operaciones contables, o no se proporcionen los datos e informaciones que se soliciten
  3. c) Que la contabilidad sea llevada en forma irregular o defectuosa, o que los libros tengan un atraso mayor de seis meses.

 Luego podemos observar más adelante que el artículo 128 nos presenta las obligaciones de los contribuyentes y responsables obligados a facilitar las tareas de determinación, fiscalización e investigación que realice la Administración Tributaria y, en especial, deben: 

Llevar los registros financieros, contables, mediante sistemas informáticos a elección del contribuyente, en el tanto la contabilidad cumpla los principios de registro e información establecidos en las normas reglamentarias o, en su defecto, con arreglo a las Normas Internacionales de Información Financiera, adoptadas por el Colegio de Contadores Públicos de Costa Rica, siempre que estas últimas normas no supongan modificaciones a las leyes tributarias. En caso de conflicto entre ellas, a los fines impositivos, prevalecerá lo dispuesto en las normas tributarias. Sin perjuicio de que las transacciones sean registradas y respaldadas mediante sistemas electrónicos, la Administración podrá requerir, a los sujetos pasivos, los respaldos sobre las transacciones registradas en tales sistemas. En toda referencia que en este Código se haga sobre libros, boletas, comprobantes y demás se entenderá tal referencia igualmente a registros electrónicos.

Finalmente me despido mencionandoles que el artículo 109 nos da las directrices para consignar la información tributaria, la cual establece que la DGT podrá establecer directrices respecto de la forma de cómo deberá consignarse la información tributaria. Asimismo, podrá exigir que los sujetos pasivos y los responsables que lleven los libros (contabilidad), los archivos o los registros de sus negociaciones, necesarios para la fiscalización y la determinación correctas de las obligaciones tributarias y los comprobantes, como facturas, boletas u otros documentos, que faciliten la verificación. Los contribuyentes o los responsables deberán conservar los duplicados de estos documentos por un plazo de cinco años. 

 

Consultar artículos relacionados con el tema:

http://www.contabilidadyleyescr.com/estimado-empresario-a-quien-debe-contratar-a-un-contador-privado-incorporado-cpi-o-a-un-contador-publico-autorizado-cpa/

Para mayor información, no dude en contactarnos.

Lic. Kevin Chavarría Obando
CPA, CPI, Consultor Estructura Contable, Asesoría Fiscal, Planilla, Finanzas personales

¿Quién es el encargado de la Contabilidad?

Un pensamiento en “¿Quién es el encargado de la Contabilidad?

  • 20 marzo, 2020 a las 9:38 am
    Enlace permanente

    Gracias don Kevin Chavarría, un gran profesional, que junto con la Lic. Arelly Espinoza, no ayudan constante y desinteresadamente al gremio. Mis respetos y admiración para ambos.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.