En el transcurso de la vida comercial de una empresa o persona física, la fiel representación de la situación financiera, tanto para toma de decisiones como para cumplimientos de deberes tributarios, debe perseguirse constantemente. Por ello, todos los involucrados, desde altos mandos, hasta quienes procesan la información, deben tener una comunicación efectiva y un profundo análisis de toda la situación financiera de la empresa.

No obstante lo anterior, existe la posibilidad de que se den errores en los registros contables, tanto materiales como inmateriales. Tal materialidad está definida por las Normas Internacionales de Información Financiera e indican que: “las omisiones o inexactitudes de partidas son materiales o tienen importancia relativa si pueden, individualmente o en su conjunto, influir en las decisiones económicas tomadas por los usuarios sobre la base de los estados financieros” (NIC 8: Políticas contables, cambios en las estimaciones y errores). Las omisiones o inexactitudes deben tratar de minimizarse tanto como sea posible, por medio de la mencionada comunicación entre quienes procesan la información y los usuarios de los estados financieros. Pero, existiendo o no tal análisis oportuno de la información financiera, las empresas incurren en errores que afectan las partidas de los estados financieros y deben realizarse los procesos requeridos para su corrección.

El tema que nos atañe, de errores de registro de período anteriores, de conformidad con NIC 8: Políticas contables, cambios en las estimaciones y errores, se definen como: “son las omisiones e inexactitudes en los estados financieros de una entidad, para uno o más períodos anteriores, resultantes de un fallo o de un error al utilizar información fiable que estaba disponible al momento de la elaboración de los estados financieros”. Dentro de estos errores, puede surgir la omisión del registro del gasto de depreciación de los activos de la empresa, o bien, su subvaluación. Tal situación amerita que la empresa realice el procedimiento indicado por la NIC 8, conforme a lo siguiente:

La entidad corregirá los errores materiales de períodos anteriores, de forma retroactiva, en los primeros EEFF formulados después de haberlos descubierto:
a) Reexpresando la información comparativa para el período o períodos anteriores en los que se originó el error
b) Si el error ocurrió con anterioridad al período más antiguo para el que se presenta información, reexpresando los saldos iniciales de activos, pasivos y patrimonio para dicho período.

• El error de un período anterior se corregirá mediante la reexpresión retroactiva, salvo que sea impracticable determinar los efectos en cada período específico o el efecto acumulado del error.
• El efecto de la corrección de un error de períodos anteriores no se incluirá en el resultado del período en que se descubra el error.

“Reexpresión retroactiva: consiste en corregir el reconocimiento, medición e información a revelar de los importes de los elementos de los estados financieros, como si el error cometido en períodos anteriores no se hubiera cometido nunca.”

Además, la Norma requiere que se realicen las notas respectivas a los estados financieros, conforme a la siguiente información a revelar sobre errores:
a) La naturaleza del error del período anterior
b) El importe del ajuste para cada partida de los estados financieros afectada para cada período anterior presentado. Si la NIC 33 Ganancias por acción es aplicable, para las ganancias por acción, tanto básica como diluida.
c) Circunstancias de la no aplicación retroactiva del ajuste del error, y una descripción de cómo y desde cuándo se ha corregido el error.
d) No es necesario repetir esta información a revelar en estados financieros de períodos posteriores.

Es importante recalcar que los importes de los errores de periodos anteriores deben reconocerse en el patrimonio (Cuenta de Utilidades retenidas).

Aunado a tal procedimiento indicado por la NIC 8, existe también el efecto en la parte tributaria. En el caso que nos ocupa, omisión del registro del gasto de depreciación de los activos, o bien, subvaluación del mismo, la empresa está ante una situación en la cual, para el o los periodo en los cuales se dejó de realizar el oportuno registro del gasto, obtuvo una ganancia mayor a la que debían realmente presentar sus estados financieros y, probablemente, un mayor pago de impuesto sobre la renta.

Ante tal situación puede surgir la duda sobre el procedimiento a realizar ante la autoridad tributaria para la “recuperación” del monto pagado de más debido a la sobrevaluación de las utilidades por omisión del gasto por depreciación del periodo. Probablemente lo primero que se piense sea en el hecho de realizar una declaración rectificativa, conforme a lo establecido en el Código de Normas y Procedimientos Tributarios, artículo número 130, sin embargo, al estar ante una posible disminución de la cuantía del tributo declarado previamente, se debe tomar en cuenta que tal situación no procede, según lo indicado por la Dirección General de Tributación, en la resolución número DGT-R-029-2018 CRITERIOS INTERPRETATIVOS SOBRE LA APLICACIÓN DE LAS NORMAS INTERNACIONALES DE INFORMACIÓN FINANCIERA RESPECTO A LA NORMATIVA TRIBUTARIA, del 15 de junio de 2018.

Al respecto de los gastos por depreciación no reconocidos en los estados financieros de la empresa en periodos anteriores, que por tanto afectaron la declaración del impuestos sobre la renta, se indica en dicha resolución, artículo número 7- Propiedad, planta y equipo, inciso b), lo siguiente: “Las depreciaciones que no sean aplicadas en un período específico del impuesto sobre las utilidades no podrán deducirse en otro periodo distinto”.

Es en vista de lo anterior que se puede indicar que al existir errores de registro de periodos anteriores, la empresa está ante una situación que afectaría directamente su situación financiera (disminución de utilidades) y la cual generó, probablemente, un pago de más en el impuesto del periodo correspondiente, cuya recuperación no es probable para la empresa.

Por ello se insiste en lo indispensable del oportuno y fiel registro de la información contable, donde tanto los encargados de ello (digitadores, auxiliares, contadores) y los usuarios de la información financiera tengan una participación activa en su revisión, análisis y toma de decisiones. Además de la indispensable labor del contador, como garante de la veracidad y fidelidad de la información que se emite por medio de los estados financieros y sus notas.

Jorge Castillo Calderón
CPI

 

Procedimiento por la omisión o subvaluación del registro del gasto por depreciación de activos conforme a las NIIF y la Normativa Tributaria
Etiquetado en:

Un pensamiento en “Procedimiento por la omisión o subvaluación del registro del gasto por depreciación de activos conforme a las NIIF y la Normativa Tributaria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.