Cuando conozco una persona y durante nuestra conversación le cuento que soy contadora, por lo general observo dos reacciones, la primera: “uy ¿cómo hace?, yo no podría estar toooooodoooooo el día viendo facturas”; y la segunda: “¿en serio?, ¡qué bien! Vieras que ocupo alguien que me explique……, y cómo se hace esto……, yo no sé cómo está mi situación ante Tributación……, y cuánto cuesta…, yo no pienso pagar impuestos….., etc. etc.”; estos comentarios me hacen reflexionar en la imagen que estamos proyectando a los contribuyentes, ¿será la de una persona que pasa todo el día jugando facturitas (por no decir cromos? ¿será la de una persona  que “vende  magia” en una pulpería?, ¿será la de una persona que tiene tanto dinero que se puede dar el lujo de regalar su trabajo porque ya tiene resuelta su vida, o sea, no come, no trabaja, no tiene familia que mantener, todo es diversión? ¿O será la de un profesional que con su trabajo le puede ayudar al contribuyente a tomar decisiones relacionadas a su actividad lucrativa?

Contadores, somos más que ver facturas, sumar y restar

Estimado colega, realmente usted estudio, se forzó e invirtió años de su vida y su dinero para que digan que solo acomoda facturas, suma y resta; estoy 100% segura de su respuesta: ¡NO!, pero la pregunta entonces sería: ¿Qué estamos haciendo los contadores para cambiar esa imagen a veces tan negativa? ¡Empecemos a enseñar quienes somos!

Qué tal si contestamos, si, veo facturas todo el día, amo hacer eso, mi trabajo es importante, no es solo verlas, es clasificarlas, es verificar que se puedan utilizar según las leyes, reglamentos, directrices, Tratados Internacionales, NIFF, NIA, instituciones que supervisan, etc.;  es analizar costos, es tener el conocimiento y el criterio para que, basado en “ese acomodo” de facturas, darle al contribuyente la información necesaria para que guie financieramente su empresa. 

Si, sumo y resto todo el día, y eso va más allá que manejar una calculadora o un Excel; al “sumar y restar”, creamos informes, le indicamos al contribuyente cómo ha manejado su dinero, y no solo eso, tenemos capacidad de crear estadísticas, indicar que se ha hecho bien y que se ha hecho mal a nivel financiero, montar presupuestos, darle seguimiento y proyectar a futuro la empresa. Y eso, es solo una pequeña muestra de nuestro diario vivir.

Valorando nuestro trabajo

¿Quiénes son los responsables de valorar nuestro trabajo? ¡Nosotros mismos! Nuestra responsabilidad es mucha, debemos de actualizarnos constantemente a nivel nacional e internacional, leer mucho, analizar mucho, aprender lo nuevo en tecnología, entre otras tantas cosas que requerimos para dar la talla y ser excelentes profesionales; pero lo más transcendental, es aprender y enseñar a los demás que nuestro trabajo es valioso e importante, y eso solo lo lograremos dándonos a respetar con criterio, cobrando lo justo y entregando trabajo de calidad.

Así que seamos contadores, ORGULLOSOS CONTADORES, y a enseñar lo valiosa que es nuestra maravillosa profesión. 

Lic. Cristina Montalban Roldan
¡Orgullosamente Contadora!

Orgullosamente Contador (a)

4 pensamientos en “Orgullosamente Contador (a)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.