*Artículo de Opinión

De mis años de colegio recuerdo con mucha gratitud las clases de Formación Humana en las que el profesor hablaba de un tema fascinante para mí, que posteriormente profundicé mientras cursaba Estudios Generales en la UCR.  En aquel momento nunca pensé lo vinculado que estaría aquel tema en el ejercicio de mi profesión- El “bien común” base para el establecimiento de los tributos.

Ya sea desde un concepto filosófico o más enfocado a la religión, el bien común hace referencia a los beneficios que están al alcance de todos los ciudadanos en una comunidad. Así, por ejemplo, según Santo Tomás de Aquino, los tributos son lícitos en la medida en que estos estén sean utilizados para satisfacer necesidades de la mayoría de los habitantes de la sociedad.

En el tanto se cumpla con el objetivo de proveer bienes o servicios a la mayoría de los contribuyentes, el pago de estos será realizado por sus habitantes de una manera gustosa.  El retorno del aporte (producto de su esfuerzo) será tangible.

En costa Rica desde el 2013 se incluyo en los programas de estudio del Ministerio de Educación Pública el tema de la educación tributaria. Incluso encontré algunos de estos materiales en la Administración Tributaria de Heredia, en una visita que hice el año pasado los tenían disponible para aquellos niños que por algún motivo se encontraran de visita en el recinto.  El fin es fomentar desde temprana edad esa comprensión en los ciudadanos sobre los derechos y los deberes de los ciudadanos en materia tributaria, así como los diferentes tipos de impuestos entre otros.

La educación tributaria debe de ser coherente con el uso que el ciudadano perciba que se le está dando a esos recursos.  Que ese dinero que se aporta sea realmente utilizado para el bien común se traduce en recibir a cambio servicios que de otra manera tendrían que ser costeados por el contribuyente a un costo más elevado.

El principio de la distribución de los tributos para el bien común se torna utópico por la falta de ética fiscal, cuando se pierde el objetivo de los tributos entonces se convierten en impuestos que nadie quiere pagar.

Denise Bermúdez
CPI

 

Los Tributos y el Bien Común

6 pensamientos en “Los Tributos y el Bien Común

  • 24 abril, 2019 a las 6:48 pm
    Enlace permanente

    Excelente artículo. Me parece un gran paso para nuestro país el hecho de haber incluido la educación tributaria como parte de los programas de estudios, pues considero tenemos muchísimo que mejorar en cuanto al conocimiento de la importancia de pagar nuestros impuestos, los beneficios a nivel económico/social y las consecuencias de no hacerlo. Si logramos que a nivel familiar, también educamos a nuestros hijos sobre este tema, el avance y el beneficio sería todavía mayor.

    Responder
    • 26 abril, 2019 a las 7:26 am
      Enlace permanente

      ¡Gracias! Susana, definitivamente la educación tributaria cuando se fomenta en todos los ámbitos de la sociedad impacta positivamente para el bien de toda la comunidad. Estudios demuestran que además de la influencia en el grupo familiar la de los pares y en general el entorno es determinante en el comportamiento humano.

      Responder
  • 25 abril, 2019 a las 12:25 am
    Enlace permanente

    Interesante este concepto de «bien común» que se relaciona con las mayorías, se podría ampliar el tema y preguntarnos: ¿quienes son esas mayorías en esta nueva sociedad fragmentada?. Nuestra sociedad se divide en grupos tales como las y los LGBT, feministas, medio ambientales, empleados públicos, religiosos, entre otros, que luchan según intereses. Me gustaría aportar una idea a este excelente artículo definiendo a las mayorías como aquellos y aquellas que solicitamos simplemente y por variar, una administración de los fondos públicos con criterio técnico y no político, que tenga como objetivo una mejora en las tasas para nuestros créditos y nuestros ahorros, como también pensando en bajar los precios de los productos y servicios que pagamos.

    Responder
    • 26 abril, 2019 a las 7:34 am
      Enlace permanente

      ¡Gracias! Marco definitivamente medidas, como las que usted menciona, son fundamentales para una cultura tributaria en beneficio de todos los grupos que cohabitamos en esta sociedad.

      Responder
  • 28 abril, 2019 a las 6:37 pm
    Enlace permanente

    Muy atinado comentario. Que bien que se está trabajando en cambiar la mentalidad de los más pequeños, tal vez ellos puedan darle vuelta a los problemas de la evasión fiscal. Las personas que se refugian en excusas para no cumplir con sus deberes tributarios como debe ser, que son una gran mayoría, no se dan cuenta que son parte del problema.

    Responder
    • 28 abril, 2019 a las 7:24 pm
      Enlace permanente

      Así es Valentina, lo bueno de trabajar el tema con los estudiantes es que se impactan por lo menos 3 generaciones. Definitivamente el evasor es coresponsable del problema fiscal.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.