Como todos sabemos a través de los años y como medidas que contribuyan al desarrollo integral de las personas, estas se organizan en grupos con el fin de lograr fines comunes. En Costa Rica se han creado dos clases principales de personas jurídicas que contribuyen a ese desarrollo integral de las personas, las cuales son las cooperativas y las asociaciones solidaristas.

Ambos tipos de personas jurídicas se encuentran debidamente reguladas mediante una Ley, Las cooperativas mediante la Ley N° 4179 y las asociaciones solidaristas mediante la Ley N° 6970.

Con la entrada en vigencia de la Ley N° 9635 “Ley de fortalecimiento de las finanzas públicas” debemos aclarar que ambas personas jurídicas se encuentran afectas al impuesto al valor agregado por las actividades mercantiles que realicen, no así por el cobro del aporte de capital que se origina de manera mensual.

Además en lo que respecta al impuesto de renta se ha desatado una serie de cambios e interrogantes que giran en torno a este tipo de asociaciones. Uno de los principales cambios que trae la nueva ley es la derogación del inciso e del artículo 3 de la Ley 7092 donde exoneraba a las asociaciones solidaristas del pago de impuesto a las utilidades, dentro de las interrogantes que más han surgido es el ¿Por qué solo a las asociaciones solidaristas? ¿Por qué las cooperativas siguen exentas?

Esto se debe a que la Ley de asociaciones solidaristas en el artículo 9 menciona “Para todos los efectos legales, se presume que las asociaciones establecidas conforme a la presente ley no generan utilidades, salvo aquellos rendimientos provenientes de inversiones y operaciones puramente mercantiles.”

Lo que nos hace ver que desde el punto de vista jurídico las asociaciones solidaristas si generan utilidades, debiendo cancelar a partir del primero de julio de 2019 el impuesto a las utilidades de acuerdo a las tasas impositivas de las personas jurídicas que se encuentran en el artículo 15 de la Ley 7092, no así las cooperativas que en el artículo 78 de la ley de establece “…se estimará que las cooperativas no tienen utilidades. Los saldos a favor que arroja la liquidación del ejercicio económico correspondiente, son ahorros o excedentes que pertenecen a sus miembros, producidos por la gestión económica de la asociación, y por ello no se pagará el impuesto sobre la renta.”

Sin embargo hay una serie de cambios en la ley 9635 que si afecta a los asociados de las cooperativas y de las asociaciones solidaristas, dentro de estos cambios podemos mencionar:

● Se gravan los intereses superiores a medio salario base anual producto de los ahorros con una tasa impositiva del 8%.
● Se aumenta la tasa del impuesto a los excedentes de la siguiente manera
o En cooperativas pasa de un 5% a un 7% para el 2019, aumentando un punto porcentual anualmente hasta llegar al 10%
o En asociaciones solidaristas pasa de un 5% a ser escalonado, el monto de los excedentes hasta un salario base pagará 5%, sobre el exceso de un salario base y hasta dos salarios base un 7% y sobre el exceso de dos salarios base un 10%
● En caso de los títulos valores emitidos por cooperativas se establece una tasa del 7% hasta tanto estos no sean bursátiles, a partir de ese momento se incrementar un punto porcentual anual hasta alcanzar el 15%.

Lic. Sergio Alfaro Badilla
Contador Privado
Asesor Financiero y Tributario

Implicaciones de la Ley N° 9635 en las Cooperativas y en las Asociaciones Solidaristas

Un pensamiento en “Implicaciones de la Ley N° 9635 en las Cooperativas y en las Asociaciones Solidaristas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.