El presente apartado hará un recorrido por varios de los artículos de la Ley del Impuesto sobre la Renta y su Reglamento, relativos a los pagos realizados a personas no domiciliadas en el país. Las empresas físicas o jurídicas, contribuyentes del impuesto sobre la renta que deseen hacer uso de gastos deducibles, por pagos realizados a personas no domiciliadas en el país, deberán cumplir con lo estipulado en la Ley 7092 Ley del Impuesto sobre la renta, según detallamos a continuación:

Artículo 8º.- Gastos deducibles. Son deducibles de la renta bruta:
j) Las remuneraciones, sueldos, comisiones, honorarios o dietas que se paguen o acrediten a miembros de directorios, de consejos o de otros órganos directivos que actúen en el extranjero.
k) Los pagos o créditos otorgados a personas no domiciliadas en el país por asesoramiento técnico, financiero o de otra índole, así como por el uso de patentes, suministro de fórmulas, marcas de fábrica, privilegios, franquicias, regalías y similares.
Cuando los pagos o créditos indicados sean a favor de casas matrices de filiales, sucursales, agencias o establecimientos permanentes ubicados en el país, la deducción total por los conceptos señalados no podrá exceder del diez por ciento (10%) de las ventas brutas obtenidas durante el período fiscal correspondiente. Para ello deberá haberse hecho las retenciones del impuesto establecido en esta Ley.
l) Los pagos o créditos otorgados a personas no domiciliadas en el país por el suministro de noticias, por la producción, la distribución, la intermediación o cualquier otra forma de negociación en el país, de películas cinematográficas y para televisión, videotapes, radionovelas, discos fonográficos, tiras de historietas, fotonovelas, y todo otro medio similar de proyección, transmisión o difusión de imágenes o sonidos.
p) Los gastos de transporte y de comunicaciones, los sueldos, los honorarios y cualquier otra remuneración pagada a personas no domiciliadas en el país.

Artículo 23.- Retención en la fuente.
Toda empresa pública o privada, sujeta o no al pago de este impuesto, incluidos el Estado, los bancos del Sistema Bancario Nacional, el Instituto Nacional de Seguros y las demás instituciones autónomas o semiautónomas, las municipalidades y las asociaciones e instituciones a que se refiere el artículo 3 de esta Ley, está obligado a actuar como agente de retención o de percepción del impuesto, cuando pague o acredite rentas afectas al impuesto establecido en esta Ley. Para estos fines, los indicados sujetos deberán retener y enterar al Fisco, por cuenta de los beneficiarios de las rentas que a continuación se mencionan, los importes que en cada caso se señalan:
d) Remesas o créditos a favor de beneficiarios domiciliados en el exterior. En estos casos, el pagador retendrá, como impuesto único y definitivo, las sumas del impuesto que correspondan de acuerdo con lo señalado en el artículo 59 de esta Ley.

Artículo 26.- Extranjeros que prestan servicios en el país.
Tratándose de personas no domiciliadas en el país que obtengan rentas de fuente costarricense, por la prestación de servicios personales de cualquier naturaleza, deberán pagar un impuesto del quince por ciento (15%) sobre el ingreso bruto, sin deducción alguna. El pagador de la renta estará obligado a efectuar la retención correspondiente
Leer adicionalmente, Reglamento Ley del Impuesto sobre la renta, Artículo 65º.-Liquidación y pago, para lo relativo a la no aplicación de la retención.

Con base en lo anterior, podemos indicar que los gastos deducibles serán aquellos en cuyo caso se hayan realizado las retenciones indicadas por la Ley 7092. Tales retenciones y sus tarifas tienen su apartado, en el Título IV, Capítulo XXII Remesas al exterior, de la citada Ley. Para su revisión, se expondrá dicho Capítulo, en la segunda parte de este artículo.

Lic. Jorge Castillo Calderón
Contaduría Pública
CPI

Gastos deducibles por pagos a personas no domiciliadas en el país – Parte 1
Etiquetado en:

3 pensamientos en “Gastos deducibles por pagos a personas no domiciliadas en el país – Parte 1

  • 25 marzo, 2019 a las 2:42 pm
    Enlace permanente

    De acuerdo a lo leído anteriormente, si una persona disfruta de un hotel en el Extranjero … esa factura es deducible del impuesto sobre la renta, aunque la misma no sea electrónica ya que quizás en ese país no la emitan y aunque la emitieran esta fuera de Costa Rica a lo cual no tendría alcance.

    Responder
    • 25 marzo, 2019 a las 3:02 pm
      Enlace permanente

      El caso del hotel, debe demostrar que se utilizó para generar ingreso gravables en CR. Según artículo 9°, inciso d) de LISR 7092.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte + 19 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.