Es muy frecuente que las empresas tengan que otorgar créditos a sus clientes para poder realizar sus ventas, pero que sucede cuando estos clientes no cumplen las promesas de pago.

La normativa legal en Costa Rica, específicamente en el reglamento de la Ley del Impuesto sobre la Renta, en su artículo número 12 inciso g, se establece que para que una empresa pueda pasar cuentas incobrables como un gasto deducible, se debe dar dos supuestos.

1- Las cuentas incobrables deben ser del giro habitual del negocio, por lo que deben estar sustentadas y justificadas como tales.
2- Se debe demostrar que se realizaron todas las gestiones legales ante los tribunales comunes para su cobro, siempre que haya transcurrido un período mayor de 24 meses posterior a la fecha de su vencimiento de las facturas, sin que el deudor haya realizado abono alguno.

El primer supuesto nos menciona, que las cuentas por cobrar a pasar por incobrables deben ser del giro habitual del negocio, esto nos establece que en una eventual fiscalización por parte de la administración tributaria, se deberá de contar con procedimientos internos o directrices emitidas por la administración de la empresa, de que es normal que se otorguen líneas de crédito a ciertos clientes, como también la documentación avalada para autorizar el crédito respectivo.

El segundo supuesto nos narra que se debe de recurrir a un juzgado judicial y realizar el proceso de cobro, pero que sucede cuando el cliente no pagador no presenta activos o patrimonio a perseguir, en este supuesto es muy importante el asesoramiento con un abogado, ya que puede salir más caro el costo de los honorarios por el litigio, que el resultado de la recuperación de los dineros debidos.

En la práctica cuando un cliente no pagador no tiene bienes a embargar, un abogado realiza un escrito en donde estipula que se dan por agotadas de forma administrativa y legal las acciones para recuperar los dineros, la administración de la empresa debe dejar la evidencia que sustente que es más rentable para la administración tributaria otorgar el beneficio de pasar como gasto deducible los incobrables, sin tener que recurrir a un litigio judicial y no generar más gastos por el pago de un abogado, por el hecho de que hay muy pocas posibilidades de recuperación.

Como un aporte final, hay que considerar que a la hora de realizar los estados financieros de una empresa en un periodo dado, estos se deben de realizar en función de las normas contables y financieras aceptables en nuestro país, al aplicar dichas normas a las cuentas por cobrar, estas deberán de ser medidas e identificar si existe deterioro, de existir deterioro la empresa deberá de gestionar las contingencias por incobrables.

Giovanni Carvajal
CPI

Cómo Tramitar Las Cuentas Por Cobrar, Como Un Gasto Por Incobrable Deducible Del Impuesto Sobre La Renta, En Un Periodo Determinado
Etiquetado en:

Un pensamiento en “Cómo Tramitar Las Cuentas Por Cobrar, Como Un Gasto Por Incobrable Deducible Del Impuesto Sobre La Renta, En Un Periodo Determinado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

siete + 14 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.