Como citaba en mi anterior artículo, continuamos con el decreto que elimina la obligación del engorroso trámite de aceptación.

En el ARTÍCULO 2, se modifica el artículo 20, y se reglamenta la confirmación efectuada por “el emisor receptor electrónico” o “el receptor electrónico no emisor”.

Para estar claros, y sin lugar a dudas podamos aplicar correctamente este beneficio, diremos que:

El «emisor receptor electrónico», son aquellos obligados tributarios que son

  • Personas físicas o jurídicas, autorizadas por la Administración Tributaria para emitir, enviar, recibir y confirmar comprobantes electrónicos por medio de un sistema informático. O sea, la mayoría de nosotros contribuyentes comunes y corrientes, y

El «receptor electrónico no emisor», que son

  • Instituciones que conforman la Administración Pública
  • Personas físicas o jurídicas que gozan de beneficios fiscales.      

Así como las indicadas en el Artículo 7, de este Decreto. Enumerémoslas para estar claros:

  • Los contribuyentes inscritos en el Régimen de Tributación Simplificada, salvo aquellos que hayan optado por registrarse como emisor receptor electrónico no confirmante.
  • Contribuyentes inscritos en el régimen especial agropecuario y que únicamente realicen actividades agropecuarias.
  • Las instituciones religiosas cualquiera que sea su credo, por los ingresos que obtengan para el mantenimiento del culto y por los servicios de asistencia social que presten sin fines de lucro; en caso contrario, deberán inscribirse en el Registro Único Tributario y presentar la declaración autoliquidativa del Impuesto sobre las Utilidades, sin perjuicio de las demás obligaciones y requisitos que la Administración Tributaria establezca mediante resolución general.
  • Los condominios, salvo que los condóminos soliciten comprobantes electrónicos para el respaldo de sus gastos, en cuyo caso deberán cumplir con las obligaciones establecidas en el inciso 2) de artículo 4 de este reglamento.
  • Las organizaciones sindicales, las fundaciones y las asociaciones declaradas de utilidad pública, en las condiciones establecidas en el inciso ch) del artículo 3 de la Ley del Impuesto sobre la Renta, N° 7092 del 21 de abril de 1988 y sus reformas, y artículo 6 de su Reglamento. En caso de que estas instituciones realicen actividades sujetas al impuesto sobre el valor agregado, deberán cumplir con las obligaciones establecidas para el emisor receptor electrónico.

Es importante aclarar que, aunque los enumerados en el Articulo 7, no tienen obligación de emitir o confirmar comprobante, si cuentan con operaciones “comerciales”, sí deben hacerlo. Por lo que, si se encuentran en esta segunda condición de “comerciales”, este beneficio los ampara y los exime igualmente.

Detallemos el beneficio:

  1. Cuando el emisor receptor electrónico o el receptor electrónico no emisor adquieran o compren bienes o servicios directamente relacionados con el giro comercial de sus negocios y no estén cubiertos por un beneficio fiscal, podrán confirmar el comprobante electrónico en su totalidad, para que aquéllos se constituyan en créditos o gastos deducibles; o, en su defecto, deberán rechazarlo total o parcialmente. (Condición hasta ayer)

        Si el emisor o receptor del comprobante electrónico no lo confirma en  el plazo que al respecto establezca la Dirección General de Tributación   mediante resolución general, (8 días hábiles del siguiente mes) se presumirá que lo ha aceptado totalmente y, en consecuencia, formará parte de las operaciones o transacciones que incidan en sus declaraciones autoliquidativas.(Ref.1)

 

Conclusión: Puedo confirmar el comprobante electrónico, puedo rechazarlo parcialmente, o puedo no confirmarlo en el término de los 8 días hábiles con que cuento para hacerlo, en cuyo caso, ¡¡¡se PRESUMIRÁ ACEPTADO TOTALMENTE y se aceptará como gasto deducible…!!!

 

  1. Si, por el contrario, el emisor o receptor rechaza total o parcialmente el comprobante electrónico, deberá enviar el mensaje de rechazo a la Dirección General de Tributación para su respectiva validación en el plazo que se disponga en la resolución respectiva.

 

Si lo rechazo parcial o totalmente, debo confirmarlo electrónicamente.

Pensamos que esto va en concordancia con los próximos cambios tecnológicos del Ministerio de Hacienda, en el sentido de que, en un corto plazo, la Declaración de Renta, nos vendrá “en automático”, con la sola obligación de expresar mi asentimiento, si lo que la Administración Tributaria determina que es mi Impuesto sobre las Utilidades, es conforme. O en su defecto, aplicar un reclamo por disconformidad con la carga de la prueba por parte del obligado tributario.

¡Menudo susto para contadores y contribuyentes en el mediano plazo…!

Los cual nos lleva al momento crucial para los profesionales en contabilidad, en el sentido de que “debemos re-inventarnos”, y pasar de ser simples “registradores” a Asesores Profesionales, a Analistas Financieros, a Planificadores Fiscales, a convertirnos en un activo humano valioso para las empresas. ¡Buen reto «nos» espera!

Sobre este tema hablaremos próximamente.

Otro aspecto importante, se da cuando el receptor (mi cliente) me rechaza la factura de venta o servicio. En cuyo caso es necesario aceptar y validar ese rechazo. Con referencia exacta al documento que fue rechazado.

Lo anterior para efectos contables y exactitud de las transacciones entre contribuyentes. Por supuesto que si mi venta es real, y un cliente me lo rechaza, porque no es deducible para él, p.ej., yo como emisor no voy a anular una venta real.

 

Se nos reafirma y confirma lo que ya es práctica normal, que las notas de crédito que se susciten no deben ser confirmadas por el receptor.

 

Por último y como epitafio, nos llega “un espejismo”, un balde de agua fría innecesario, que tiende a confundirnos un poco.

 

  1. Cuando el emisor receptor electrónico o el receptor electrónico no emisor adquieran o compren bienes o servicios vinculados con el giro comercial de sus negocios y estén amparados a un beneficio fiscal, deberán siempre confirmar o rechazar los comprobantes electrónicos, según corresponda.(Ref.2)

Este beneficio, de la no aceptación de facturas electrónicas, NO SE APLICA A CONTRIBUYENTES AMPARADOS A UN BENEFICIO FISCAL, por lo que SIEMPRE deberán confirmar o rechazar los comprobantes electrónicos.

 

INTERPRETACIÓN NECESARIA:

(Ref. 2) Entendemos que, si tengo un beneficio fiscal, debo siempre confirmar y/o rechazar los comprobantes electrónicos.

(Ref. 1) Pero antes se nos dijo que “si el emisor o receptor del comprobante electrónico no lo confirma en el plazo que al respecto establezca la Dirección General de Tributación mediante resolución general, (8 días hábiles del siguiente mes) se presumirá que lo ha aceptado(recepcionado) totalmente y, en consecuencia, formará parte de las operaciones o transacciones que incidan en sus declaraciones autoliquidativas”.

Ergo, no será necesario entonces que los que ostenten el beneficio fiscal, hagan la recepción pues ésta se perfeccionará con el sólo paso del tiempo establecido para tal efecto.

Conclusión:
Se convierte en universal, la no recepción de comprobantes electrónicos para los obligados tributarios.

 

Al final del día, no entendemos por qué, a veces la DGT, nos la pone difícil para interpretar las cosas, bastaba con sólo un párrafo que nos lo indicara sencillo.

 

Contáctenos para mayor información

Lic. Jose Manuel Alemán
Asesor Empresarial en
Contaduría Pública y Privada
Especialista Fiscal. NIIF y
Precios de Transferencia

ADIÓS D-151 – ADIÓS “ACEPTACION DE FACTURAS” (Parte II)

Un pensamiento en “ADIÓS D-151 – ADIÓS “ACEPTACION DE FACTURAS” (Parte II)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.