CPI Rolando Durán

Tanto para quienes queremos dedicarnos al trabajo independiente, como para los que laboran para un patrono fijo –o ambas simultáneamente- a la hora de procesar los eventos contables, surge esta interrogante ¿en dónde lo procesamos?
Es normal que en una empresa se deban considerar todas las necesidades de información, la cantidad de usuarios, en tiempos actuales hay que agregar la capacidad de acceso remoto, etcétera, por lo que me enfocaré en el contador que inicia su práctica de forma independiente.
Ante la lluvia de programas de contabilidad, combinada con las regulaciones de Factura Electrónica, voy a numerar los 10 puntos que he considerado más importantes desde que me inicié en este negocio hace casi 15 años.

1. Múltiples compañías:

El profesional normalmente no espera trabajar para un único cliente, por tanto el programa contable que adquiera deberá manejar 10 o más bases de datos, compañías o la nomenclatura que quiera asignarse. Existen programas gratuitos o muy baratos que solo permiten manejar una compañía.

2. Múltiples monedas de registro:

Con la globalización, es necesario tener la capacidad de registrar en una o más monedas extranjeras, con la respectiva conversión a moneda local en el acto y en cierres periódicos.

3. Módulos integrados:

El registro por módulos que permita el mantenimiento de auxiliares, para evitar un catálogo de cuentas muy extenso, es un atributo que valoro mucho en un programa contable. La facilidad con que se registran eventos de Cuentas por Pagar, Cuentas por Cobrar, Activos Fijos, Inventarios y Bancos –por citar algunos-, es un punto importante para reducir trabajo de configuración, conciliación y revelación de datos.

4. Seguridad y respaldo:

Las claves de seguridad, la robustez para asignar acceso a asistentes contables y la generación de respaldo, debe ser prioritario para el profesional para salvaguardar su labor.

5. Automatización de procesamiento:

En este punto, se debe considerar programas que permitan carga de archivos en Excel, procesamiento en lotes o incluso algunos que ya tienen reconocimiento de texto y literalmente son capaces de leer una imagen para convertirla en un registro contable. También la capacidad de asientos recurrentes y automáticos que aceleran tareas repetitivas y minimizan errores.
Continúo en mi siguiente artículo con las otras cinco características que más he valorado para elegir programas de contabilidad.

Escogiendo Programa de Contabilidad Parte I
Etiquetado en: